Las lecciones que han de quedar del título del uruguayo Luis Suárez
Acaba de alcanzar su quinto título de Liga Española, esta vez con el Atlético de Madrid y al finalizar el juego definitorio del certamen, mostró toda su emoción por seguir siendo protagonista estelar de uno de los más grandes torneos de fútbol en todo el mundo.
El uruguayo aportó el gol de la victoria del elenco colchonero y volvió a coronarse en España después de haber sido relegado por el Barcelona.
Sin poder contener las lágrimas, Suárez se acordó de los duros momentos que le tocó vivir después de haber quedado fuera del Barça hasta el momento en que el Atlético le abrió los brazos para permitirle demostrar que sigue siendo una estrella del fútbol mundial.
Suárez marcó el gol que puso arriba al Atlético y le permitió dar vuelta a un partido que había comenzado perdiendo.
Un golazo del argentino Ángel Correa a los 67′ para el empate, y el segundo del uruguayo Luis Suárez, tras una larga carrera, terminaron regalándole un nuevo título al conjunto madrilista.
El goleador uruguayo es sinónimo de éxito en España, ya que ha obtenido cinco de las últimas siete ligas. «Sin duda, la que más sufrió todo lo sucedido fue mi familia y esta consagración es para ellos», dijo Suárez entre lágrimas al término del partido.
Más de 1 año atrás el Barcelona humilló a Luis Suárez y lo quitó del club diciendo que era un futbolista en el ocaso de su carrera por las lesiones en la rodilla derecha. Claro, había que buscar un culpable a las duras derrotas en la Champions.
Además, el uruguayo tuvo que enterarse por la prensa de que lo querían echar y vio, apesadumbrado, como el equipo fichaba a otro delantero a la desesperada y crudamente.
Esa “mala influencia” que afirmó el club catalán representar Luis Suárez para Messi, se ha proclamado campeón de Liga en otra institución y se ha renovado como uno de los futbolistas más determinantes en el Atlético de Madrid. Cuando Luis Suárez marcó el gol de la remontada contra Osasuna este sábado ante el Valladolid, se produjo un hecho que tiene un valor importante. Todos los jugadores del Atlético corrieron hacia el uruguayo, lo acabaron tirando al césped, hicieron una piña de abrazos y gestos de agradecimiento.
Suárez ha dado la gran lección, varias grandes lecciones, en realidad. Y si las repasamos aquí en Radio Sinfonola, la primera de ellas es demostrar que la experiencia vale, que los años con trabajo y honestidad dan para sustentar la capacidad propia; que siempre es posible levantarse de una caída “o de un empujón” como ha sido el caso del futbolista uruguayo. Que jamás hay que tirar la toalla, porque con amor propio, con trabajo y fe, es posible resurgir.
Que no hay que bajar los brazos, seguir adelante y demostrar que en la alta competición se triunfa con talento, pero también con alma. “No me arrepiento del paso del Barcelona al Atleti. Venir aquí era un desafío porque se decía que ya no podía competir al alto nivel”, manifestó Luis Suárez hace unos días a la revista ‘Club del Deportista’. Lo habían llamado cojo en el Barcelona. Se sintió despreciado. Pero lo que más le dolió fue que se dijera que era una mala influencia para Leo Messi. Habían faltado al respeto a un delantero que estuvo en el Barcelona durante seis temporadas y es el tercer máximo goleador de la historia del club con 198 tantos en 283 partidos.
Que en la vida hay que luchar. A Luis Suárez nadie le ha regalado nada desde que en su infancia tuvo que echarse a la calle a trabajar, de niño, primero como barrendero y después con peleas callejeras en Montevideo donde se ganaba un dinero. Era de una familia pobre, con unos padres que se separaron cuando solo tenía 9 años, y había que dar de comer a seis hermanos. Esta es la personalidad guerrera que ha ido formando la vida de un uruguayo que decidió que podía ganarse la vida con el fútbol y a los 19 años abandonó Uruguay para fichar por el Groningen. En Holanda empezó una larga carrera que le llevó al Ajax, después al Liverpool, ser traspasado al Barcelona por 82 millones de euros después de un fuerte interés del Real Madrid y acabar regalado en el Atlético de Madrid. El ‘gordo’, como le llaman todavía los ex compañeros del Barcelona cuando le vieron de vuelta en el Camp Nou esta temporada, se ríe, pero no olvida. Nadie le ha regalado nada.
Suárez tiene ahora un título más, el Barcelona no. Pero como todo son lecciones y siempre hay que saber entender las cosas, digámoslo: El nuevo título del Atlético de Madrid se ha ganado en equipo. Y sin menospreciar a nadie!

Periodista Marco Tulio Vega.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario