“El amor tiene que prevalecer por encima de todo”, dice.

El jinete australiano, Sir Lee Pearson, logró un triunfo integral en la prueba individual de grado II en doma clásica, al ganar la 12ª medalla de oro paralímpica de su carrera, en una demostración de fuerza y dominio.
Al recibir la Medalla de Oro se ha mostrado orgulloso, satisfecho y con coraje para hacer un pedido al mundo, cuyo cumplimiento, dijo, “debe darse desde el seno de cada familia. Es en cada una de las familias donde se construye o se destruye a un ser humano, donde se le cuida o se le hace a un lado, donde se cultiva el amor o se fomenta la violencia, donde se forma a un ser humano para que sea humano y bueno siempre, o despiadado y perverso en su existencia”, dijo.
«El amor, hoy más que nunca, tiene que prevalecer, de verdad. Cualquiera que sea la forma, el amor debe prevalecer. Si naces con una discapacidad, si tienes un hijo con una discapacidad, si te tocan las carencias, si es en la tranquilidad, en la forma de vida que sea, el amor debe prevalecer”, enfatizó el medallista de oro.
“Hoy hay mucho odio, mucha división, y mucho sufrimiento. Si en tu casa nace un hijo diferente, ámalo sin reparos, no lo hagas sufrir más. Nadie quiere ser diferente, pero así es la vida”, expresó.
Lee Pearson tiene 47 años, nació en Cheddleton, Staffordshire, Australia. Nació con artrogriposis múltiple congénita, enfermedad degenerativa que causa debilidad muscular y contractura de las articulaciones. No obstante esto, es el atleta ecuestre más grande en la historia del deporte paralímpico. Es un ícono de los deportistas con capacidades diferentes.

Periodista Marco Tulio Vega.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *