29 atletas intentarán hacer visible ante la comunidad internacional la situación de los refugiados y convertirse en una esperanza para todos ellos

Un equipo de atletas refugiados competirá durante los Juegos Olímpicos de Tokio contra 206 equipos nacionales con el identificador EOR, siglas en francés del nombre del equipo, Équipe Olympique des Réfugiés.
El equipo de refugiados contará con 29 atletas que competirán en 12 deportes que han sido seleccionados por el Comité Olímpico Internacional (COI) de entre 55 atletas que huyeron de sus países de origen.
Todos ellos obtuvieron una beca para entrenar y prepararse para estas Olimpiadas en un nuevo país de acogida y representarán a los 80 millones de desplazados que hay actualmente en el mundo.

Mensaje de esperanza para el mundo
Los 29 deportistas, que son más que los 10 del primer equipo olímpico de refugiados de los Juegos de Río de Janeiro 2016, proceden de Afganistán, Camerún, Congo, República del Congo, Eritrea, Irán, Irak, Sudán del Sur, Siria y Venezuela.
De esta forma, competirán en las disciplinas de natación, atletismo, bádminton, boxeo, piragüismo, ciclismo, judo, kárate, tiro, taekwondo, halterofilia y, por último, lucha.
En el acto de presentación del equipo, Thomas Bach, presidente del COI, afirmó orgulloso: “Sois una parte integral de nuestra comunidad olímpica, y os recibimos con los brazos abiertos”.
Además, añadió que ellos “enviarán un poderoso mensaje de solidaridad, resistencia y esperanza al mundo”.
El equipo será dirigido en Tokio por funcionarios del COI y también por miembros de la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados con sede en Ginebra, el ACNUR.
“Sobrevivir a la guerra, a la persecución y a la angustia del exilio ya los convierte en personas extraordinarias”, ha dicho el Alto Comisionado del ACNUR, Filippo Grandi, quien añadió: “el hecho de que ahora también destaquen como atletas en la escena mundial nos llena de inmenso orgullo”.
La creación de este equipo tuvo lugar durante la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) en octubre de 2015 ante la crisis global de refugiados. Fue entonces cuando el presidente del COI anunció su creación.
Al año siguiente participaron por primera vez 10 atletas refugiados en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.
Durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio, que tendrá lugar el próximo 23 de julio, el equipo entrará con la bandera Olímpica en el nuevo Estadio Nacional de Japón en segunda posición, inmediatamente después de Grecia.
De hecho, también se ha acordado que para todas las representaciones oficiales del equipo -incluyendo posibles ceremonias de medalla-, se izará la bandera olímpica y se escuchará el himno olímpico.
El primer atleta latinoamericano que participa en el equipo de refugiados olímpicos es el venezolano Eldric Sella, a quien vemos en la fotografía que acompaña a esta nota. Venezuela es, después de Siria – que cumple una década en guerra-, el país que más desplazamientos produce en el mundo.
Sella, cuya disciplina deportiva es el boxeo, emigró en 2018 a Trinidad y Tobago y fue allí donde encontró un nuevo camino y siguió entrenando duramente.

Periodista Marco Tulio Vega.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *