Por efecto de la pandemia, en Estados Unidos el tenis y el golf ganan seguidores
Desde la aparición de la COVID-19 en todo el mundo la práctica deportiva quedó prohibida durante largos periodos y ello generó que hubiera menos gente practicando deporte.
La pandemia prácticamente anuló las actividades deportivas y de ocio. Los gimnasios y los estudios de yoga cerraron, al igual que los cines, los museos y las salas de conciertos. Se prohibieron juegos tan rutinarios como las damas en un parque local o el básquetbol en casi cualquier entorno, así como nos ha ocurrido en comunidades costarricenses donde adultos mayores han acostumbrado en los últimos años reunirse a jugar el popular “tablero” o ajedrez, actividades abandonadas debido al COVID.
Sin embargo, volviendo al panorama internacional y concretamente a Estados Unidos, el golf y el tenis, que han tenido dificultades para reclutar nuevos participantes en los últimos años, florecieron a medida que los atletas ociosos buscaban jugar al aire libre, a una distancia segura, con algunos ajustes para adaptarse a las nuevas directivas de salud. Mientras que más de la mitad de las instalaciones de tenis y golf en Estados Unidos se cerraron con candado en marzo y abril debido al coronavirus, de junio a diciembre en 2020 las rondas de golf en todo el país aumentaron en 75 millones en comparación con el mismo período de 2019, un aumento del 27%.
Los datos del reciente informe de participación del Consejo de Actividad Física, que monitorea la actividad en más de 100 deportes y actividades, mostraron que la participación en el tenis aumentó un 22% en 2020, con 21,6 millones de estadounidenses que dijeron que jugaron el deporte al menos una vez. Eso incluyó casi 3 millones de nuevos jugadores y 3,8 millones de estadounidenses que volvieron a practicar el deporte después de un paréntesis significativo, un aumento del 40% con respecto al año anterior.
Las canchas de tenis y los campos de golf se han llenado de personas a las que los líderes de esos deportes han intentado llegar durante años: principiantes y novatos cuyo número había disminuido de forma alarmante. Los recién llegados acudieron a estos deportes en gran parte por su accesibilidad. Durante décadas, los sistemas escolares locales y los departamentos de parques municipales han construido miles de canchas de tenis en todo el país, de uso gratuito y fácil de localizar. Aunque el golf se percibe a menudo como algo caro y exclusivo, en realidad el 75% de los campos de golf estadounidenses están abiertos al público y el costo medio de un match de 9 hoyos es de unos US$ 22.
La gran inversión pública en el golf y el tenis, con el dinero de los contribuyentes, hace que se mantenga el auge de la práctica. Mientras gran parte del país hace planes de reapertura, los responsables del golf y el tenis no se preocupan por eso, ahora su interés se centra en una cuestión esencial: ¿cómo retener a los recién enganchados cuando vuelvan a estar disponibles otras opciones recreativas? Está por verse… Lo bueno es que poco a poco la práctica deportiva va emergiendo.

Periodista Marco Tulio Vega.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *