Ellie Challis compite en los Juegos Paralímpicos y es la participante más joven. Pero la historia de esta joven británica de 17 años es para saberla. Cuando tenía 16 meses de edad, le amputaron tanto los antebrazos como las piernas, para salvar su vida.
Es la historia de un milagro. De coraje para vivir. Una voluntad incontenible. Es la demostración de que puedes hacer cualquier cosa, contra todo pronóstico.
Ellie Challis tiene ahora de 17 años, fue amputada porque a los 16 meses desarrolló meningitis, inflamación de las meninges. Ahí comenzó una agonía para la británica, una pesadilla para sus padres. Ambos antebrazos y piernas tuvieron que ser amputados. Un drama. Hoy, Ellie representa a su país en los Juegos Paralímpicos, nadando y es la participante más joven de los Juegos.
En aquel duro momento los médicos le dieron un cinco por ciento de posibilidades de supervivencia. Una pesadilla hecha realidad para su papá Paul y su madre Lisa. «Estuvo clínicamente muerta durante dos minutos. Su corazón había dejado de latir. Todo terminó en ese momento», recuerda Paul Challis sobre sus horas más amargas.
La niña estuvo en coma durante cinco semanas. «Solo podíamos esperar que sobreviviera. Sus dedos se volvieron negros y fue cada vez peor», dijo su padre, describiendo su lucha por sobrevivir. Para salvarla, los médicos recurrieron al último recurso: amputaron ambas piernas, aparte de las rodillas, al igual que los brazos de la pequeña por debajo del codo. Durante meses, Ellie luchó por sobrevivir. Y ganó la pelea. Luchó para volver a la vida año tras año.
¿Rendirse? No con Ellie. ¿Las amputaciones? ¡Una oportunidad, no un obstáculo! En la escuela primaria, jugaba al fútbol con sus compañeras de equipo de forma natural y, a los 14 años, se convirtió en la primera mujer británica en participar en competiciones de snowboard con una amputación total. «El ejercicio fue una forma de integrarme», dijo Ellie a la BBC. «Todos pensaban que había muchas cosas que no se podían hacer en un estado como éste, hasta que me conocieron».
¿Qué te impulsa? «Quiero hacer todo lo que otros dicen que no puedo». La adolescente no conoce fronteras. En 2015 descubrió su amor por la natación. En abril de 2019, la joven de 15 años rompió el récord europeo en mariposa. Unos meses más tarde ganó la medalla de bronce en los campeonatos del mundo. «No podría estar más orgulloso de ella», dijo su padre.
En Tokio, el cuento de hadas continuará a partir del 25 de agosto, cuando comenzarán las competencias de natación de los Juegos Paralímpicos. Será un cuento de hadas, con medalla o sin ella.
Tengan una bendecida semana amigas y amigos de Sinfonola.

Periodista Marco Tulio vega.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *