En Tokio desde este martes

Un año más tarde de lo previsto, sin espectadores, pero empiezan: los Juegos Paralímpicos de Tokio. Casi dos semanas de deporte de máxima calidad, con varias nuevas disciplinas.
Como ocurre con los Juegos Olímpicos, siempre hay deportes que son nuevos en el evento. En esta ocasión se incluyen por primera vez bádminton y taekwondo. En para-bádminton, los usuarios de sillas de ruedas, las personas de baja estatura y las personas con brazos o piernas limitados compiten en juegos individuales, dobles y mixtos. En Taekwondo hay competencias para personas con deficiencias en los brazos como malformaciones o amputaciones.
La mayoría de los deportes de los Juegos Paralímpicos también se pudieron ver en los Juegos Olímpicos. Ciclismo de ruta y pista, atletismo, piragüismo, remo, tenis de mesa, tenis, natación, tiro con arco, tiro, triatlón, levantamiento de pesas, equitación, judo y esgrima. Con ajustes, hay deportes para equipos en baloncesto en silla de ruedas, rugby en silla de ruedas, voleibol sentado y fútbol para ciegos. También está el goalball, un para deporte tradicional que forma parte del programa Paralímpico desde 1976 (masculino) y 1984 (femenino), y la boccia, que también se juega en los grandes escenarios desde 1984.
El goalball es el deporte de pelota más popular del mundo para personas con discapacidad visual. El objetivo es lanzar hacia la portería contraria una pelota de goma dura de 1,25 kilogramos con campana incorporada. El equipo rival tratará de evitar el ingreso de la misma a su marco.
En el paradeportivo existe el desafío de hacer que las competiciones sean lo más justas y, al mismo tiempo, tan impredecibles y unilaterales como sea posible. El objetivo no puede ser que gane el atleta menos afectado. Por el contrario, debe asegurarse que el rendimiento atlético decida quién gana las medallas. Por lo tanto, existen diferentes clases de inicio según el deporte. Básicamente, esto es comparable a las clasificaciones según la edad, el sexo o el peso.
El Comité Paralímpico Internacional (IPC) clasifica a los atletas participantes según las siguientes discapacidades:
Deterioro de la fuerza muscular: por ejemplo, en el caso de parálisis, atrofia muscular, las consecuencias de la poliomielitis y la espina bífida.
Deterioro del sistema musculoesquelético pasivo: por ejemplo, rigidez articular.
Extremidades faltantes: como malformaciones o amputaciones.
Diferentes longitudes de pierna
Baja estatura
Hipertensión muscular, aumento de la tensión en los músculos con una capacidad reducida para estirar el músculo. Ocurre como resultado de lesiones en el sistema nervioso central, como después de un accidente cerebrovascular o cerebralaresis.
Ataxia, un trastorno de la coordinación del movimiento que se produce como resultado de lesiones en el sistema nervioso central, como esclerosis múltiple, accidente cerebrovascular y parálisis cerebral.
Atetosis, es decir, movimientos musculares involuntarios y persistentes.
Discapacidad visual
Deficiencia intelectual que limita la adaptabilidad requerida en la vida cotidiana.
Lo importante, amigas y amigos de Sinfonola, es que todos los que participan en cualquiera de las disciplinas de estos Juegos, son, como decimos en el titular de esta nota, atletas enormes, grandes personas que han vencido en el día a día, mil y una dificultades, a base de mil y una actitudes de empeño, coraje y decisión. Dios bendiga su ejemplo!

Periodista Marco Tulio Vega.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *