La futbolista estadounidense Megan Rapinoe, capitana de la Selección Nacional Femenina de Fútbol y campeona mundial, se sumó al presidente Joe Biden para denunciar la brecha salarial de género en su país, que obliga a las mujeres estadounidenses a trabajar entre 15 y 22 meses para cobrar lo mismo que los hombres perciben en un año.
La campeona olímpica con la selección de fútbol de los Estados Unidos ha vuelto a insistir sobre el tema y ha hecho nuevos señalamientos. «Nadie esperaría que una flor prospere sin agua, y aun así, nuestra sociedad espera ver florecer a las mujeres en los deportes, a las que se les ha negado el agua y la luz del sol», dijo Megan Rapinoe.
En el 2019, Rapinoe y sus compañeras en la selección nacional femenina demandaron por discriminación salarial a la Federación de Fútbol de Estados Unidos, pero un juez federal de California falló en su contra el año pasado.
La brecha salarial entre hombres y mujeres en Estados Unidos se traduce en 18 centavos menos para ellas por cada dólar abonado en salarios o por honorarios y en 45 centavos en el caso de las latinas, quienes son las que más sufren esa disparidad.
El tema está en discusión cada vez más, porque es abismal lo que tienen que trabajar las mujeres blancas para cobrar lo mismo que los hombres de su raza, mientras que las negras, indígenas y latinas la pasan aún peor.
La capitana estadounidense está en la lucha por una causa que poco a poco es más escuchada.

Periodista Marco Tulio Vega.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *